5 trucos para recuperar bolígrafos secos

Boligrafos secosSeguro que los estuches en tu casa están repletos de bolígrafos secos que ya no pintan. Sin embargo, puedes poner solución a esta situación y volver a poner en funcionamiento estos bolígrafos y usarlos durante mucho más tiempo.

Habitualmente, los bolígrafos se secan bien porque no se han tapado correctamente o, porque, por un motivo u otro, ha entrado algo de aire dentro del depósito de tinta único a la punta del bolígrafo. Esto provoca que la tinta se solidifique y no pinte correctamente. Para que vuelvan a funcionar como el primer día existen varios trucos, y hoy los vamos a repasar uno por uno para que puedas volver a reutilizar esos bolígrafos secos que creías perdidos:

  1. El garabato

El método de toda la vida para volver a recuperar un bolígrafo seco consiste en hacer garabatos con fuerza sobre una hoja de papel que no te sirva. Esto funciona especialmente bien cuando se trata de bolígrafos que aún no están secos del todo y cuya escritura es mucho más fina. Al garabatear con fuerza obligamos al bolígrafo a eliminar los restos de tinta seca de la punta, haciendo que vuelva a escribir como el primer día.

  1. Soplar el deposito

En aquellos bolígrafos en los que puedes retirar el depósito de tinta, muchas veces basta con soplar por el extremo opuesto a la punta del bolígrafo. Esto hará que la tinta se mueva y permita mayor fluidez en la escritura. En caso de que no sea posible retirar este depósito, podemos soplar la punta del bolígrafo durante unos segundos, con lo que conseguiremos un efecto similar.

  1. Sacudir el bolígrafo

En ocasiones, se acumulan burbujas de aire dentro del depósito de tinta, impidiendo que la tinta fluya. Para eliminar estas burbujas lo único que necesitamos es agitar la tinta y llevarlo hacia la punta. Para ello, cogemos el bolígrafo por el extremo opuesto a la punta y lo agitamos como si se tratara de un termómetro.

  1. Sumergir el bolígrafo en alcohol

Uno de los métodos más sencillos y eficaces es mojar la punta del bolígrafo en alcohol. Vierte un poco de alcohol en un vaso o bol y sumerge la punta del bolígrafo durante unos minutos. Esto hará que el bolígrafo vuelva a escribir como el primer día.

  1. Emplear calor

Con el calor, la tinta seca se derretirá y volverá a escribir perfectamente. Puedes acercar la punta del bolígrafo a una lámpara o a un mechero o vela. Eso sí, ten cuidado de no mantenerlo cerca del calor demasiado tiempo, especialmente si se trata de una llama, ya que podría derretirse el plástico del bolígrafo.