Cómo evitar que los niños se aburran

Cómo evitar que los niños se aburran

Cómo evitar que los niños se aburran

Los niños son incansables y no paran en todo el día. Van al colegio, a extraescolares, juegan con los amigos, hacen los deberes, ven la televisión, etcétera. El problema llega cuando no tienen nada qué hacer y empiezan a repetir la famosa frase: “¡Me aburro!”. Para evitar llegar a esta situación, hoy os traemos una serie de consejos para que podáis evitar que los más pequeños de la casa se aburran.

- Hacer manualidades:

Es una de las mejores opciones para mantener a los niños y niñas entretenidos y que no se aburran. Las manualidades ayudan a desarrollar su creatividad e imaginación y además se sentirán realizados, ya que con sus propias manos podrán realizar cosas útiles. Pueden hacer manualidades con materiales reciclados, con fieltro, con cartulinas, con papel maché o con muchísimos más tipos de material.

- Ordenar:

Si tus hijos no están acostumbrados a hacerlo, las primeras veces lo más seguro es que no les resulte divertido y que, incluso, te cueste convencerlos para que te obedezcan, pero es de suma importancia que los niños aprendan el valor de ordenar. Para conseguir que los infantes tengan el hábito de ordenar es importante inculcárselo desde muy pequeños. Para comenzar quizás lo mejor es que ordenen y mantengan organizado su escritorio o, si son más pequeños, su espacio de juegos. Al final, los niños lo harán sin rechistar e incluso disfrutando y será una de las mejores alternativas para evitar que se aburran cuando no tengan nada que hacer.

- Aprender idiomas:

Aprender lenguas extranjeras es algo fundamental para nuestros hijos y además, es muy importante que lo hagan desde una edad temprana. Por ello, es una buena opción que cuando los niños se aburren nos pongamos con ellos a hacer ejercicios y practicar un idioma extranjero. Esto hará que no se aburran y además, les reforzará si ya les hemos apuntado a clases extraescolares.

 

Si aún con nuestros consejos no podéis evitar que vuestros hijos se aburran, no os preocupéis. La célebre psicóloga Etty Buzyn defiende que hay que dejar que los niños se aburran para que aprendan a disfrutar de esos momentos de calma, que define como muy constructivos. Al fin y al cabo, los niños tienen una capacidad innata para entretenerse y hay que dejar que su imaginación fluya para que lo hagan por sí solos. En definitiva, el aburrimiento no es tan malo como parece.